Hibernar mi piscina: ¿Cómo cuidarla en invierno?

    • 0

    Durante el verano, el uso continuado de la piscina hace que la cuidemos mucho y que estemos siempre pendientes de que esté limpia y perfecta. Sin embargo, en invierno nos volvemos más descuidados, aunque sigue siendo igual de importante que cuidemos tanto la piscina como el agua para que cuando vuelva la época de baño, no tengamos ningún problema.

    Durante el otoño (y más este que está resultando tan lluvioso y ventoso)  hay que tener en cuenta varios consejos de mantenimiento. ¿Qué puede ocurrir si no cuidamos bien de nuestra piscina? No mantener la piscina correctamente puede acarrearnos problemas que finalmente nos obligarán a tener que vaciar la piscina, limpiarla o gastar dinero en blanquearla de nuevo.

    Además, si no usamos los filtos, depuradoras y demás maquinaria, pueden estropearse los motores y tener que arreglarlos cuando queramos volver a utilizarlos. Para evitar estos problemas, lo que hay que hacer es mantener la rutina de limpieza y cuidado de la piscina durante todo el año.

    Es muy importante saber que el agua se estropea, se pone verde y desarrolla suciedad. Por eso, es necesario el uso constante de químicos para que esta se mantenga perfecta y no la abandonemos creando un espacio desagradable.

    ¿Qué tengo que hacer para mantener limpia mi piscina todo el año? 

    Cuidar de piscina en invierno

    Mantener tu piscina es fácil y no se requieren excesivos cuidados. Seguir esta rutina nos ayudará a ahorrar dinero más adelante en la recuperación total de la piscina cuando llegue el momento.

    El mantenimiento en otoño e invierno consiste en seguir filtrando. Durante dos o tres horas al día es suficiente. Se reducen las horas, y también el cloro, ya que como cambia la temperatura del agua (está más fría), el uso de químicos para mantener el agua es menos necesario. Además, la revisión del pH de la piscina sólo se realizará una vez al mes, para asegurarnos de que todo está bien y detectar posibles problemas a tiempo.

    Por último, pero no menos importante, es fundamental mantener la piscina limpia de polvo, hojas, insectos, etc. Podemos limpiarla constantemente, utilizar el limpiafondos un par de veces al mes o instalar una cubierta o cobertor para la piscina. De esta manera nos aseguraremos el mejor mantenimiento que se pueda tener.

    A todos nos gusta disfrutar de una buena piscina cuando el clima acompaña, por eso, cuida de tu piscina durante todo el año para tenerla perfecta cuando la necesites.

    • 0

    Dejar una Respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.